5 € para tu próximo pedido

Subscríbete a nuestro newsletter y recibe un descuento de € 5 con tu próxima compra.

Puedes darte de baja en cualquier momento.

Bitte geben Sie eine gültige eMail-Adresse ein.

CUIDADO INVERNAL DE INSTRUMENTOS


Lista de control para pandeiros, pieles naturales y instrumentos de madeira en invierno

Mientras que afuera el invierno ha decidido resucitar ojalá por última vez en este año y las temperaturas han bajado bastande en muchas regiones, vale la pena echar un vistazo a tu pandeiro, tus instrumentos con pieles de animal o tu cavaquinho para comprobar si está todo en orden para un almacenaje sin riesgo:

❄️ la tensión de la piel está suficientemente relajada
❄️ el instrumento está guardado en una funda de protección o un case / estuche
❄️ el instrumento no está cerca de una calefacción
❄️ el instrumento está almacenado a una temperatura más constante posible

Primero, fíjate si tus pieles están bien aflojadas. El aire seco invernal causa a las pieles de contraerse fuertemente de modo que incluso pueden causar roturas. Fundas y cases de protección ayudan a mantener un clima más estable para el almacenaje de instrumentos sensitios. En todo caso, tu pandeiro & co deberían estar lejos de todo radiador y fuente de calefacción.

Propenso a desgarros y a romperse en invierno: pandeiros, berimbaus, instrumentos con pieles de animal y de cuerda

No hace falta darle algún otro tipo de atención especial a tu instrumento. Por general basta con la grasa natural de tus manos que mantienen las pieles naturales suaves, flexibles y elásticas al tocarlo. Madera también lleva una tolerancia natural de elasticidad y mientras que no se ejerce una presión excesiva a través de cambios de humedad y temperatura, por general no hay que preocuparse.

Sin embargo, tambíen berimbaus y cavaquinhos son afectados por el aire seco en invierno. El núcleo de la verga se puede astillar en un ambiente muy seco y los cavaquinhos - tanto como básicamente todos los instrumentos de cuerda - son particularmente sensibles y por eso deberían estar siempre guardados en una funda o un estuche y lejos de la calefacción. Probablemente ya sabrás todo eso, materiales naturales reaccionan a cambios de humedad y temperatura en su alrededor, y si recuerdas esos consejos, tu instrumento estará en condición perfecta cuando empiece la primavera.